University of Delaware

Archivo de Noticias
Noticias en inglés  EE.UU. Bandera
Conectar
facebook twitter rss foursquare youtube Share this page
Rachel Davidson de UD está analizando los datos sobre los incendios posteriores al terremoto en Japón.
Perecedero: tratar pronto
Profesora de UD estudia los incendios posteriores al terremoto en Japón

Nota del editor: Para ver un video (en inglés) sobre el análisis de los datos de los incendios posteriores al terremoto en Japón por parte de Rachel Davidson de UD, visite este sitio web.

10:29 a.m., 22 de agosto de 2011 - Cuando el 11 de marzo ocurrió el terremoto de magnitud 9.0 en Tōhoku, Japón, este desencadenó un tsunami, provocó más de 15,000 muertes confirmadas, y dañó o destruyó más de 125,000 edificios.

El terremoto también ocasionó 345 incendios informados (la mayor cantidad jamás registrada), incluidos dos en refinerías de petróleo y varios más en ubicaciones industriales importantes.

De Universidad de Delaware, Rachel Davidson es la investigadora principal de un equipo que recopila y analiza datos sobre estos incendios, también conocidos como igniciones, en un esfuerzo por mejorar modelos de predicción científica para este tipo de desastres.

La recopilación temprana de datos es fundamental para crear un registro permanente sobre las ubicaciones, los tiempos, las causas y otras características de los incendios, expresó Davidson. Si no se reúnen pronto, los recuerdos se borran y los detalles importantes pueden perderse en forma permanente.

"Intentamos obtener la mayor cantidad de información posible de todos los acontecimientos de la vida real que se producen. Los incendios posteriores a terremotos, en particular, no se han estudiado en profundidad a pesar del hecho de que pueden dominar las pérdidas en un acontecimiento", declaró Davidson.

En el terremoto de 1906 en San Francisco, por ejemplo, los incendios fueron la mayor causa de daños. Más recientemente, los incendios también fueron un factor principal en el terremoto de 1995 en Kobe, Japón, que provocó 110 igniciones informadas.

Los incendios, explica Davidson, suelen ser provocados por tuberías de gas rotas, escasez de electricidad y velas caídas, entre otras cosas. Cuando suceden múltiples acontecimientos en forma simultánea, su extinción con frecuencia se ve obstaculizada por suministros de agua limitados o dañados, sistemas de transporte afectados y una respuesta a emergencias comprometida.

Junto con Davidson trabaja Charles Scawthorn, anteriormente profesor en Kyoto University (Japón) y, actualmente, estudioso visitante en University of California en Berkeley, así como profesor visitante en Waseda University en Tokio. Scawthorn tiene amplios antecedentes en el estudio de incendios posteriores a terremotos. Ya ha visitado varios lugares de ignición y ha informado que los datos están desapareciendo con rapidez, lo que pone de relieve la importancia de su trabajo.

"Este proyecto casi duplicará los datos de igniciones disponibles documentados en terremotos anteriores, lo que mejorará sustancialmente nuestra capacidad para predecir igniciones en el futuro", explicó Scawthorn.

Los datos incluirán estadísticas sobre temblores de la tierra (terremotos) e incendios inducidos por tsunamis, un área que hasta ahora no ha sido estudiada.

También proporcionarán información importante sobre cómo se propagan los incendios por los barrios, permitiendo más comparaciones significativas con la nueva generación emergente de modelos de incendios urbanos basados en la física, que, según Davidson, son "posiblemente convincentes", pero requieren de comparaciones con acontecimientos reales para aumentar su credibilidad.

Davidson declara que espera que el trabajo tenga como resultado mejores modelos de incendios posteriores a terremotos, que puedan integrarse con modelos regionales que respalden la planificación de una respuesta a emergencias a largo plazo, una planificación urbana y un cálculo de las pérdidas.

Finalmente, el proyecto promete proporcionar nuevas visiones sobre cómo comienzan los incendios posteriores a los terremotos, cómo se propagan y cómo se extinguen específicamente en instalaciones industriales, y cómo funcionan los típicos sistemas de seguridad contra incendios en un terremoto de intensidad extrema. Esta información puede tener importantes consecuencias en regiones activas desde el punto de vista sísmico como Los Angeles, donde se encuentran muchas instalaciones industriales, y San Francisco.

"El reciente terremoto en Japón es una oportunidad fundamental para obtener información sobre dónde, cómo y cuándo se producen los incendios después de los terremotos", explicó Davidson. "Es crucial capturar datos de todos los acontecimientos similares, incluso aquellos que no son exactamente como se esperaría en un terremoto en los EE. UU., como los incendios en el punto de contacto entre las tierras salvajes y el área urbana".

El financiamiento para el proyecto es proporcionado por una subvención de un año aportada por el programa de Investigación de Respuesta Rápida (Rapid Response Research, RAPID) de la Fundación Nacional de Ciencia (National Science Foundation), que permite una investigación de respuesta rápida para desastres naturales o antropogénicos, y acontecimientos imprevistos similares.

Esta es la tercera subvención de RAPID para Davidson. En 2010, estuvo entre los investigadores de UD que estudiaron el terremoto en Haití. En un proyecto aparte, está investigando el incendio por una explosión de un gasoducto en San Bruno, Calif., también con Scawthorn, que arrasó un barrio entero.

Acerca de la profesora

Rachel Davidson se incorporó a UD en 2007. Es profesora adjunta en el Departamento de Ingeniería Civil y Ambiental (Department of Civil and Environmental Engineering) y miembro central del cuerpo de profesores del Centro de Investigación de Desastres (Disaster Research Center o DRC, por sus siglas en inglés) interdisciplinario de UD, que goza de renombre internacional. Lleva a cabo investigaciones sobre la creación de modelos de riesgo de desastres naturales y sistemas de infraestructura civil, con un foco en el riesgo regional y el riesgo de suministros fundamentales, por ejemplo, la electricidad y el agua. Ha creado modelos de riesgo de terremotos, huracanes, incendios urbanos y tormentas de hielo, para caracterizar mejor el riesgo y para identificar decisiones eficaces de gestión de riesgos.

Artículo de Karen B. Roberts

Video de Andrea Boyle

Noticias de UD